Novedades

Buenas Noches

Del amor

Del amor

Lee atentamente, Del amor Cuando el amor les llegue, síganlo. Aunque sus senderos sean arduos y penosos. Y cuando les envuelva bajo sus alas, entréguense a él, aunque la espada escondida entre sus plumas les hiera. Y cuando les hable, crean en él, aunque su voz sacuda sus sueños como hace el viento del norte, que arrasa los jardines. Porque igual que el amor les regala a ustedes, así los crucifica. Porque así como les hace prosperar, así también les siega. Así como se remonta a lo más alto y acaricia sus ramas más delicadas que tiemblan al sol, así descenderá hasta sus raíces y las sacudirá desarraigándolas de tierra. Como a mazorcas de maíz les recogerá, les desgranará hasta dejarles desnudos, les cernerá hasta librarles de su pellejo, les molerá hasta conseguir la indeleble blancura. Les amasará para que lo dócil y lo flexible brote de la dureza de ustedes. Y les destinará luego al fuego sagrado, para que puedan convertirse en el sagrado pan para el sagrado banquete de Dios. Todo esto hará el amor con ustedes, para que conozcan los secretos de su propio corazón… Cuando amen, no digan: "Dios está en mi corazón", sino "Estoy en el corazón de Dios". Y no crean que podrán dirigir el curso del amor: será él quien, si les halla dignos, dirigirá su curso… G. Jalil Gibrán

¿Qué le dices al Señor antes de finalizar el día? ¿Qué te dice el Señor en este día que concluye?

?

Aprender a amar

Aprender a amar

Los animales del bosque se dieron cuenta un día de que ninguno de ellos era el animal perfecto: los pájaros volaban muy bien, pero no nadaban ni escarbaban; la liebre era una estupenda corredora, pero no podía volar ni sabía nadar... Y así todos los demás. ¿No habría una manera de establecer una academia para mejorar la raza animal? Dicho y hecho. En la primera clase de carrera, el conejo fue una maravilla, y todos le dieron sobresaliente; pero en la clase de vuelo subieron al conejo a la rama de un árbol y le dijeron: “¡Vuela, conejo!”. El animal saltó y se estrelló contra el suelo, con tan mala suerte que se rompió dos patas y fracasó también en el examen final de carrera. El pájaro fue fantástico volando, pero le pidieron que excavara como el topo. Al hacerlo se lastimó las alas y el pico y, en adelante, tampoco pudo volar; con lo que ni aprobó la prueba de excavación ni llegó al aprobadillo en la de vuelo. Convenzámonos: un pez debe ser pez, un estupendo pez, un magnífico pez, pero no tiene por qué ser pájaro. Un hombre inteligente debe sacarle punta a su inteligencia y no empeñarse en triunfar en deportes, en mecánica y en arte a la vez. Una mucha fea difícilmente llegará a ser bonita, pero puede ser simpática, buena y una mujer maravillosa... porque sólo cuando aprendamos a amar en serio lo que somos, seremos capaces de convertir lo que somos en una maravilla. Anthony de Mello

¿Qué cualidades valoras de otras personas?

Amor misericordioso

Amor misericordioso

Misericordia es el amor del miserable. Hay un amor que estima lo que tiene valor y de este amor no somos acreedores. Pero hay un amor que ama lo que no vale y hasta el que no tiene sino el valor negativo de su miseria, y este amor sólo Dios puede tenerlo. Es amor creador. Se siente inclinado donde hay menos, porque puede poner más. Por eso busca la miseria y es misericordioso. La Virgen Santísima nos ha enseñado el himno de la misericordia. Ha llenado de bienes a los hambrientos; ha mirado la humildad de su esclava; ha hecho en mí cosas grandes el que es poderoso y su misericordia de generación en generación. Por eso ninguno es tan apto a sentir el amor de Dios como el miserable y por eso Dios se complace en que los miserables canten su amor.  Por San Alberto Hurtado  

¿Has pensado seriamente las consecuencias prácticas de perdonar?

Inagotable misericordia

Inagotable misericordia

En Jesús compite su denuncia del pecado con una inagotable misericordia para con el pecador. Jesús escandaliza perdonando el pecado de la adúltera, conversando con la samaritana, sanando y perdonando a tullidos y posesos, haciendo caso omiso de las impurezas legales, sentándose a la mesa de los pecadores. Jesús define al Padre y a sí mismo por su corazón abierto al perdón en la parábola del hijo pródigo, en el ciclo del buen pastor. Con su vida toda y en su muerte confirmará cuanto ha predicado. Acabará llamando amigo a quien le entrega y pidiendo perdón para quienes lo crucifican. Más aún que sus palabras, es la vida de Cristo la que lanza la revolución del amor: samaritanos, gentiles de Canaán, Tiro o Sidón, funcionarios de la ocupación, publicanos, prostitutas, leprosos, todos caben en su corazón. El hombre necesita ánimo, necesita esperanza, pero aquella esperanza que tiene como legítimos progenitores la humildad y la fe: la humildad que reconoce la propia impotencia, el “non ego” de San Pablo; y la fe, oscura y magnánima al mismo tiempo, en la omnipotencia de Dios: “todo lo puedo en aquel que me conforta. Esa parte que le toca hacer a Dios en la vida del mundo y en la vida personal de cada uno de nosotros es la base granítica de la esperanza de Ignacio y debe serlo también de nuestra esperanza. Nuestra fragilidad natural no puede impedir el funcionamiento y el desarrollo del plan divino. P. Pedro Arrupe SJ.

¿Qué te dice el Señor, a qué te invita?

Biblioteca

Escucha y ¡Levántate!

Escucha y ¡Levántate!

Claves de lectura y análisis de la crisis social que esta viviendo nuestro país.

Protesta mundial por el clima

Protesta mundial por el clima

El cambio climático es un asunto complejo, donde convergen –de algún modo difícil de precisar– la naturaleza y la acción humana. El problema es que la mayoría de personas no terminamos de dedicar al asunto el tiempo necesario para intentar comprender y resolver.

Sobre los Whatsapp del Curso

Sobre los Whatsapp del Curso

¿Estamos los adultos preparados para utilizar las redes sociales de la mejor manera? ¿Nos metemos en problemas por no darnos cuenta que en realidad no es lo mismo conversar por WhatsApp que cara a cara?

Acompañar pastoralmente a jóvenes en la Iglesia

Acompañar pastoralmente a jóvenes en la Iglesia

Conclusiones de la sociedad de catequetas latinoamericanos de su reunión en Bogotá. La carta tiene como objetivo: intercambiar la reflexión catequética en torno a quienes constituyen el presente de la sociedad y la Iglesia: los jóvenes. Además de compartir las inquietudes, convicciones y opciones, en el gran desafío de hacer camino con Jesús en la búsqueda de una vida plena y feliz.

Via Crucis: el rostro del Otro

Via Crucis: el rostro del Otro

Insumo para realizar Vía Crucis en Semana Santa desarrollado por el Instituto de Pastoral Juvenil de la UCSH, ofrecido para todas las comunidades.

Ateísmo Superficial

Ateísmo Superficial

Hay quienes dicen que no creen en la Iglesia ni en «los inventos de los curas», pero creen en Dios. Sin embargo, ¿qué significa creer en un Dios al que nunca se le recuerda, con quien jamás se dialoga, a quien no se le escucha, de quien no se espera nada con gozo?

Espiritualidad compartida: Laicos adultos y jóvenes

Espiritualidad compartida: Laicos adultos y jóvenes

En el siguiente artículo se aborda la “espiritualidad compartida con el mundo juvenil” desde un foco muy  actual y gratificante para el hombre de hoy, en particular de los jóvenes. Aquello que está en el ADN del ser joven: Vivir en clave de alegría, la vida cotidiana. Decimos que es “una espiritualidad compartida” ya que desde el mundo adulto que acompaña a los jóvenes quedamos impregnados con la vitalidad, energías, alegría y cuanto sentimiento irradian los jóvenes que pareciera un contagio por osmosis.

Cinco formas de ver el aprendizaje

Cinco formas de ver el aprendizaje

Cinco formas de ver el aprendizaje y sus relaciones con las emociones y climas de aula

Las tareas pendientes en educación: Lo Público y la Calidad

Las tareas pendientes en educación: Lo Público y la Calidad

El texto trata dos temas que son realmente centrales para la educación: el significado de lo público y el de la calidad de la educación. Fundamentalmente se trata de saber si en una sociedad, lo público es visto como una entidad independiente, superior, por sobre los ciudadanos y preocupada por el bien común, o si es visto como la suma de las voluntades e intereses de los ciudadanos tomados individualmente.